Historia

La parroquialización de Güel se alcanza el 10 de enero del año 1.953, de acuerdo al registro oficial Nro.109. El fonema Güel, parónimo del caribe Huel, es inicio de una remota oleada proveniente del norte Venezolano. Güel es un nombre cañari, según consta en la obra “Toponimias Azuayas” de Oswaldo Encalada.

Remontándonos a la historia primigenia, este bello terruño estuvo muy ligado al hombre primitivo de[1] Chobshi de hace 10.500 años antes de Cristo. Quizá se vivió y fue aquí el epicentro de lo que la leyenda Cañarí data, el fuerte Diluvio Universal donde se salvaron los dos hermanos Ataorupaqui y Cusicayo quienes huyeron al cerro Fasayñan que luego fueron amamantados por las bellas y generosas Guacamayas cuya unión dará origen al milenario pueblo Cañarí, es decir nuestro origen, nuestro pasado legendario y milenario.

Las terrazas arqueológicas de Tablón, Leovo, Rumimachay y de todo el contorno de Güel dan fe de la presencia cañarí.

Aunque poco dice la historia de la presencia de los Incas en nuestra tierra, pero por los vestigios arqueológicos, las formas de las montañas y cerros podemos deducir claramente que también aquí se asentaron los Incas y los pobladores Cañaris, como en otros lugares fueron víctimas del modo de explotación y dominación mitimaes. Los santuarios de altura de Nuba, Tuñi y las explotaciones arqueológicas realizadas por los huaqueros nos dicen del valor y arte de la cultura incaica asentada en nuestra comarca.

Casi nada se ha investigado de la presencia de la colonia española en Güel, pero si Sigsig fue invadido por la codicia del oro en el rio Santa Bárbara, podemos deducir que en Güel fue igual, por los grandes lavaderos en los ríos Zhio y Minas cuya riqueza aurífera lo constatamos hasta la actualidad.

La arquitectura de nuestras casas, la indumentaria, la forma de hablar, el trabajo de la agricultura, la religiosidad popular unido a ello el nombre de nuestros Patronos, Señor de la Buena Esperanza y la Virgen del Carmen, nuestra forma de ser y el color de la piel, hacen que deduzcamos fácilmente que aquí fue un asentamiento español y ¿por qué no pensar que los aborígenes fueron exterminados en los duros trabajos de las mitas, obrajes y encomiendas implantados en la época colonial?

Aunque no aparece muy claro, sin embargo podemos deducir que en 1884 se conformaron las comunas de Güel y Delegsol con el objeto de comprar las dos haciendas al señor Antonio Vega. En lo que concierne a Güel, estuvo encabezado por los señores Manuel Jesús Tello y Manuel Castro juntamente con los líderes de Delegsol proceden a la compra y repartición de la hacienda, la firma de la escritura se realizó en Gualaceo el 15 de Noviembre de 1887 y su inscripción definitiva en la oficina de Anotaciones del Cantón Gualaceo se hizo el día martes 29 de Noviembre de 1898 con el N° 635 del Registro de Propiedad. Pasando así estos territorios a mano de la comuna que luego será propiedad de Güel.

La coordinación con el Consejo Municipal de Sigsig para la realización de obras de desarrollo eran fluidas gracias a la apertura y prontitud con la que respondían el Concejo Municipal y su Presidente a las peticiones y demandas que hacían las autoridades de este caserío. La gestión para la construcción de la vía Sigsig – Güel data del 5 de Julio de 1949 que fue respondida inmediatamente por el Concejo Municipal y apoyado con la delineación y víveres para las mingas. La apertura de la primera vía carrosable se realizó gracias al liderazgo del Cabildo y colaboración de todos los habitantes de los sectores, organización tradicional que lo mantenemos hasta hoy.

Es así como en los años 1949 y 1950 se da un fuerte movimiento de gestiones por el desarrollo de Güel, los trámites, gestiones y movimiento organizacional para conseguir las metas propuestas estuvo liderado por hombres y mujeres con fe y amor a su pueblo y con visión altruista.

Tramites van y vienen al Sigsig, a Cuenca y a Quito con miras de conseguir la parroquialización de Güel, por fin en Mayo del 1952 el Vicario del Sigsig P. Humberto Esquivel, el presidente del Consejo Municipal Luis Samaniego Lafebre convocan a los dirigentes de los caseríos de Güel para una asamblea general en la casa del señor Alfonso Tello Salinas donde funcionaba en ese entonces la Escuela fiscal “Miguel Ignacio Vega” representada por la Sra. Rosa Victoria Tello Castro.

La grata sorpresa fue que a los pocos días sesionó el Concejo Municipal presidido por el señor Luis Florencio Samaniego Lafebre, aceptando la propuesta de Güel y decidieron enviar la documentación a Quito al Congreso Nacional, quienes en sesión del 26 de Noviembre de 1952 decretaron la creación de la parroquia, y la publicación en el Registro Oficial se realizó el 10 Enero de 1953.



[1] Margarita Puente – revista Güel 1/ 2003

Visitas
015307
Your IP Address : 100.24.113.182
FanPage
Mapa de la Parroquia